tu salud se lee en nuestros test

es
  • en
  • it
  • pt-br
  • ru
Intolleranza al lattosio

Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa, intolerancia a la leche y a los lácteos: un mal muy difundido.

La mayoría de los sujetos alérgicos al polen, a las composites están fuertemente expuestos a los síntomas de las intolerancias a los alimentos, sufren de un mal más íntimo y, a menudo mal diagnosticado: intolerancia a la leche. A diferencia de la intolerancia a la lactosa, la intolerancia a la leche y a los productos lácteos es un sistema de interferencia alimentaria mucho más grande y extensa, pero también más profunda y clínicamente más complejo en su resolución.

Comenzamos distinguiendo una enfermedad que no cae en el campo de las alergias alimentarias, ya que es una verdadera enzimopatía: intolerancia a la lactosa. Esta intolerancia, llamada inapropiadamente durante años, es un conjunto de síntomas que pueden ocurrir en personas que tienen una incapacidad para digerir la lactosa, el principal azúcar que se encuentra en la leche, causado por una deficiencia de lactasa, la enzima que descompone la lactosa en azúcares más simples y que a su vez son absorbidos por el tracto gastrointestinal.
No todas las personas que tienen una deficiencia de lactasa desarrollan síntomas clínicamente relevantes, pero quienes los desarrollan se les llama “intolerantes a la lactosa”.

La intolerancia a la lactosa es muy común en adultos: en los EE.UU., una de las civilizaciones más industrializadas y con la tasa de obesidad más alta, hasta un 22% de los adultos sufren de intolerancia a la lactosa, mientras que los norte-europeos tienen la prevalencia más baja (alrededor del 5%), probablemente debido a que son más atentos a las combinaciones de alimentos y se practican estilos de vida más saludables.

En Europa Central, el número de sujetos con intolerancia a la lactosa es de aproximadamente un 30%, y en el sur de Europa está cerca del 70%, como para los hispanos y los Judíos. En cambio no existen diferencias significativas de incidencias entre los sexos. La expresión y actividad de la lactasa comienzan a disminuir en la mayoría de la gente alrededor de los 2 años de vida con una reducción progresiva genéticamente programada, pero los síntomas de la intolerancia a la lactosa rara vez se desarrolla antes de los 6 años, por lo que es necesario que un niño antes de los seis años haga un test de intolerancia a los alimentos Junior tipo el BioTest Laboratorios Daphne Lab ya que eliminando aquellos alimentos que predisponen a las alergias y a las intolerancias a la leche una gran cantidad de síntomas y enfermedades en edad adulta se aniquilan antes de que se manifiesten.

 

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa

Los síntomas más comunes y generalizados de la intolerancia a la lactosa como los de intolerancia a la leche a menudo se confunden unos con otros y se superponen. Punzadas no focales y no específica a nivel gastrointestinal, calambres abdominales, distensión abdominal, deposiciones diarréicas acuosas y ácidas, etc. Se estima que para el inicio de los síntomas de intolerancia a la lactosa es suficiente sólo 250 ml de leche al día.

Los estudios sobre la aparición de la intolerancia a la lactosa sugieren que la tiroxina puede promover la reducción de la expresión de lactasa en la adolescencia, mientras que la hidrocortisona parece aumentar los niveles de lactasa.

Terapias de modulación metabólica en la edad de crecimiento pueden prevenir la aparición en la edad adulta, de todos los síntomas molestos de la mala digestión de la lactosa. Incluso aquellos nacidos prematuros que tienen una deficiencia parcial de lactasa por la inmadurez del intestino, la expresión enzimática puede ser inducida por una ingestión de leche; esto sin embargo no es posible en recién nacidos a término o en los adultos, ya que parece que la lactasa sea una enzima no-inducible.
En el feto aumenta la actividad lactasa desde el 3er trimestre en adelante, llegando a su máxima expresión en el nacimiento del bebé. Es por eso que los nacidos antes de término tienen niveles normales de lactasa inferior a recién nacidos a término, en el 40% de los nacidos en la 34° semana han desarrollado una mayor y mejor la actividad enzimática de lactasa significativa.

Con el fin de evitar y prevenir la aparición de los síntomas de la intolerancia a la lactosa es una buena norma efectuar un test de intolerancia alimentaria Thema 400 cada dos años, y eliminar por 60 días los únicos alimentos ” lácteos”, para luego reintroducirlos con un programa adecuado de destete.
El test Thema 400 y Thema Junior, intolerancias pediátricas, son indicados para personas que experimentan síntomas de intolerancia a la lactosa, pero que han resultado negativos al Breath test o que, a pesar de resultar positivo al test de la lactosa necesitan un protocolo de destete y una dieta acorde con el estado de la enfermedad de lactasa. Esto con el fin de abordar mejor la enfermedad persistente e invalidante patología de la intolerancia a la lactosa, para vivir mejor en la sociedad y no renunciar a todas las delicias culinarias de las cuales muy a menudo individuos intolerantes tienen que obligatoriamente privarse en la mesa en compañía de amigos y familiares.
La Daphne Lab también está desarrollando un suplemento dietético tipo vacuna para todos aquellos que sufren de intolerancia a la lactosa a través de una tecnología única y una dosis específica que asegura una reintroducción de los alimentos elaborados a partir de leche y productos lácteos que antes eran intocables.

Si deseas recibir más información sobre nuestros métodos de test de intolerancia a la leche o a la lactosa o solicitar el test contáctanos.

Copyright - Todos los derechos reservados.